El hotel más antiguo de España

Madrid, año 1610, Juan Posada decide comprar una casa en la actual calle Marqués Viudo de Pontejos para alojar a los huéspedes que llegaban a la hoy capital de España. Allí se ofrecía un lugar donde dormir, lavarse y peinarse. Más de 500 años después, este lugar es lo que conocemos como La Posada del Peine.

De la histórica posada solo se conserva la fachada, en la que puede se puede leer su nombre. Durante todo este tiempo ha experimentado ampliacionesreformas e incluso cambios de destino  y cierres.

Petite Palace Posada del Peine

Sin embargo, hace unos años la cadena hotelera High Tech asumió su gestión. Tras un periodo de restauración, la nueva versión de la posada, el Petite Palace Posada del Peine, reabrió sus puertas en 2005, convertido en un magnífico hotel boutique de cuatro estrellas. A medio camino entre la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, en pleno corazón de Madrid y acondicionado con todo lo necesario para disfrutar de una estancia única en la capital española. Este establecimiento ‘gay friendly’ se adapta a las necesidades de sus huéspedes: habitaciones con equipamiento para mascotas, cunas, fumadores y personas con movilidad reducida.

Su exterior ofrece un estilo arquitectónico variado, fruto de la adhesión a lo largo de los años de edificios de distintas épocas. El edificio original tiene la fachada amarilla y un cartel en el que se puede ver su denominación hasta la reciente reapertura. El frente del edificio contiguo, de color burdeos, presenta una compleja ornamentación.

Como curiosidades, Camilo José Cela se refirió a la posada como “histórica, destartalada y entrañable”. Se dice también que en la habitación 126 existía una puerta oculta en el armario que conducía, a través de unas escaleras, a una estancia secreta para acoger a fugitivos.

Un hotel en el que se respira la historia de Madrid y la de España.

Algo más que un simple espacio donde descansar

En esta época del año, y más si tenemos vacaciones, viajamos con más asiduidad que el resto del año. Por ello, los hoteles son lugares de tránsito, pequeños 70-451 espacios de descanso provisionales, lugares carentes de identidad y carácter, ya que son territorios donde nadie habita del todo.

Sin embargo, en cada uno de los hoteles 70-220 en los que nos hemos alojado, podemos vivir muchas experiencias y anécdotas que jamás olvidaremos. Imagina el hotel más antiguo a nivel nacional… ¿De cuántos encuentros y vivencias habrá sido partícipe?

Ese hotel tiene un nombre y un espacio de ubicación: el Petit Palace Posada del Peine, en el número 17 de la calle Postas de Madrid. Remontamos a 1610, allá cuando reinaba Felipe III.

SU0-223-CN

70-452 pdf

Hotel Petit Palace Posada del Peine

Fotografía: Marta Nova

Por aquellos entonces, la posada contaba con 150 habitaciones y presumía de ofrecer a sus huéspedes un regalo de baño similar a las de ahora, aunque algo menos sofisticado, un peine (de ahí el nombre).

Como su propio nombre indica, era una simple posada hasta que en 2005 sufrió una gran reforma, convirtiéndose en un hotel de 4 estrellas. Las instalaciones han cambiado mucho y de etapas anteriores apenas quedan algunos elementos arquitectónicos (vigas, paredes de ladrillo, barandillas de hierro forjado), el rótulo con el nombre, que es de cerámica, y una pequeña torre con reloj erigida en 1892 para coronar el edificio. Por supuesto, el hotel sigue ofreciendo un peine a sus clientes, aunque ya no está atado.

El Gran Hotel La Perla de Pamplona es el segundo hotel más antiguo de España que, inaugurado en 1881, también alberga una serie de anécdotas así como ilustres personajes en su libro de visitas, tales como Charles Chaplin, Orson Welles, Pablo Sarasate, o Ernest Hemingway.