Una escapada en el hielo

Con tantas olas de calor que nos está tocando vivir este verano, no puedo dejar de pensar endestinos en los que se pase un poquito de frío. Y como todo el mundo ya está pensando en sus vacaciones de verano, o incluso se encuentra disfrutando de ellas, nosotros vamos a adelantarnos a la siguiente temporada.

13438033134_233dfa5f84_z

Doug Zwick

¿Qué os parecería estar disfrutando de unas vacaciones entre el hielo? Literalmente. En estos momentos para mí sería el paraíso. El problema es que en los países nórdicos también es verano. Sí, se dice que es verano pero la temperatura media diaria es de unos 10°C, algo que a día de hoy nos parecería un lujo, pero del que también acabaríamos protestando.

La cuestión es que durante el invierno, tenemos la oportunidad de disfrutar de hoteles de hielo en países como Finlandia, Suecia, Canadá, Noruega o en Andorra. Estos, invierno tras invierno se construyen con lo que desde luego no falta en los países anteriormente mencionados, la nieve.

3207820460_e04ef9b9ed_z

Simon Desmarais

Las puertas suelen abrirse en diciembre, en pleno invierno, y se mantienen con las puertas abiertas hasta que el calor de la primavera empieza a deformar sus paredes y a derretir su estructura. De esta forma, año tras año hay que volver a construir por completo el hotel donde se puede dormir con temperaturas de bajo cero. Para los último inviernos, han sido necesarios un millón y medio de kilos de nieve y 300.000 kilos de hielo.

Algunos de los hoteles de este tipo los encontramos en:

  • Noruega:

El Sorrisniva Igloo Hotel.

El Kirkenes Snowhotel.

  • Canadá:

El Hôtel de Glace.

  • Finlandia:

El Snow Village.

El Kakslauttanen Arctic Resort.

El Snow Castle of Kemi.

  • Andorra:

El Iglú Hotel en Grandvalira.

Una situación que lo que hace es que el encanto de eso hoteles aumente ya que la belleza del lugar va a ser efímera.

Iglú-Hotel Grandvalira: no apto para frioleros

Si quieres pasar una canada goose outlet factory experiencia diferente, toma nota de nuestra propuesta de hoy, al más puro estilo esquimal: pasar la noche en un iglú a 2.350 metros de altitud. Y casi sin salir de España. En el Iglú-Hotel Grandvalira, en Andorra, podrás hacer este deseo realidad, ya que está construido totalmente con nieve.

Un espacio único, decorado por verdaderos artistas, en el que podrás disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. Y es que un hidromasaje a 36ºC mientras contemplas las estrellas no es algo que pueda hacerse en muchos sitios, pero sí aquí, gracias a sus iglús con jacuzzi y techo abierto.

Las camas están equipadas con materiales específicos para condiciones extremas, pero sí conviene tomar algunas precauciones, ya
canada goose outlet sale que el iglú está a unos 0ºC, por lo que en tu mochila (sí, mochila, no se aceptan maletas) deberás llevar ropa caliente de nieve (ya sabemos que eso excluye vaqueros y deportivas), calzado caliente y confortable (como para después de esquiar), unos buenos guantes, gafas de sol, ropa de recambio, dos gorros de lana (uno que se pueda mojar, para el jacuzzi), toalla, bañador y chanclas para el jacuzzi, etcétera.

La estancia incluye traslado desde Grau Roig a Grandvalira, paseo nocturno guiado con raquetas, cena en el restaurante del Iglú-Hotel, saco de dormir y sábanas especiales, primera bajada de esquí antes de la apertura de las pistas… ¡No pierdas la oportunidad de probarlo!