Una escapada en el hielo

Con tantas olas de calor que nos está tocando vivir este verano, no puedo dejar de pensar endestinos en los que se pase un poquito de frío. Y como todo el mundo ya está pensando en sus vacaciones de verano, o incluso se encuentra disfrutando de ellas, nosotros vamos a adelantarnos a la siguiente temporada.

13438033134_233dfa5f84_z

Doug Zwick

¿Qué os parecería estar disfrutando de unas vacaciones entre el hielo? Literalmente. En estos momentos para mí sería el paraíso. El problema es que en los países nórdicos también es verano. Sí, se dice que es verano pero la temperatura media diaria es de unos 10°C, algo que a día de hoy nos parecería un lujo, pero del que también acabaríamos protestando.

La cuestión es que durante el invierno, tenemos la oportunidad de disfrutar de hoteles de hielo en países como Finlandia, Suecia, Canadá, Noruega o en Andorra. Estos, invierno tras invierno se construyen con lo que desde luego no falta en los países anteriormente mencionados, la nieve.

3207820460_e04ef9b9ed_z

Simon Desmarais

Las puertas suelen abrirse en diciembre, en pleno invierno, y se mantienen con las puertas abiertas hasta que el calor de la primavera empieza a deformar sus paredes y a derretir su estructura. De esta forma, año tras año hay que volver a construir por completo el hotel donde se puede dormir con temperaturas de bajo cero. Para los último inviernos, han sido necesarios un millón y medio de kilos de nieve y 300.000 kilos de hielo.

Algunos de los hoteles de este tipo los encontramos en:

  • Noruega:

El Sorrisniva Igloo Hotel.

El Kirkenes Snowhotel.

  • Canadá:

El Hôtel de Glace.

  • Finlandia:

El Snow Village.

El Kakslauttanen Arctic Resort.

El Snow Castle of Kemi.

  • Andorra:

El Iglú Hotel en Grandvalira.

Una situación que lo que hace es que el encanto de eso hoteles aumente ya que la belleza del lugar va a ser efímera.

Hotel Marina Bay Sands en Singapur

El Marina Bay Sands es, sin duda, uno de los más lujosos y exclusivos hoteles que se han creado en todo el planeta.  Se encuentra en la ciudad de Singapur y vio cómo abría sus puertas el 23 de junio de 2010 como la ocasión lo merece: con dos días de fiesta de inauguración.

El principal atractivo que posee, lo que le hace tan famoso, es la azotea en forma de embarcación que parece flotar sobre las tres torres hoteleras, situándote al borde del cielo, a unos 200 metros de altitud, y disponiendo de una enorme piscina rebosante con vistas a toda la ciudad. 

Sin embargo, el interior de las instalaciones no se queda atrás y también están impregnadas de lujo y elegancia. Dispone de un enorme centro comercial con las mejores marcas del mundo y canales de agua que recorren su parte inferior. Además, el agua también se convierte en un elemento de decoración con las numerosas y espectaculares fuentes que se suceden a lo largo del edificio.

La imponente construcción cuenta también con el casino más caro del mundo con más de 5 millones de dólares. Asimismo, tiene para tu disposición dos teatros, un museo de artes y ciencias situado junto a las tres torres y con forma de flor de loto, varias salas de convenciones y exposiciones, numerosos restaurantes y un jardín botánico.

Hotel Marina Bay Sands

Las 2560 habitaciones de las que se compone el complejo oscilan el precio entre los 400 dólares y los más de 3000. Existen, lógicamente, varias clases de departamentos entre los que destaca la Suite presidencial con cientos de metros cuadrados y desde la cual parece que horizonte y tú seáis un solo ser.

Según los arquitectos que participaron en el diseño, la mayor parte de la gente que se hospeda en el hotel no se atreve a nadar en las proximidades del borde de la piscina. ¿Y tú? ¿Te atreverías?

Para pasarlo yabadabadu

¿Quién no recuerda a Pedro, Wilma, Betty y PabloSus nombres ya nos transportan al antiguo mundo de Los Picapiedra, y es que esos dibujos encantaban a cualquiera. Todos, sino la mayoría, nos hemos disfrazados de ellos en algún momento, recordado alguna de sus míticas frases y sobre todo deseando pasar por la experiencia de vivir en aquél fantástico mundo.

Ahora eso es posible gracias a los Hoteles Sol Meliá, quienes han recreado el universo de piedra a la perfección para que los más pequeños puedan disfrutar de la mayor experiencia de su infancia mientras que los mayores reviven la suya. Los hoteles los podemos encontrar en diferentes localidades de varias provincias españolas como Málaga, Tenerife, Ibiza, Alicante, Mallorca y Menorca. Están tematizados con habitaciones de la mítica serie donde se podrán ver a los personajes repartidos por el espacio recreando escenas como Pedro en su automóvil o a Dino en el jardín.

Los-Picapiedra

Ya lo comentamos una vez en el post “hoteles divertidos para tus hijos” pero ahora queremos explicarte más para que te animes con la aventura. El hotel cuentan con una gran gama de bares, restaurantes y servicios también ambientados, en ellos podrás pararte a probar las deliciosas brontoburguers, acudir a Roca Talleres o ir a divertirte a la Fiesta de Pedro. El hotel organiza diferentes actividades que están acondicionadas a todas las edades y tienen su espacio diferenciado para podes aprovechar más la experiencia. Según la edad de los niños podrán acudir a los eventos de Baby Rock ( de 6 meses a 4 años), Bamm Bamm Club (de 5 a 8 años), o el Cool Club (de 9 a 13 años), lo más mayores podrán acudir a todas las actividades del Rocaparck. Es el lugar prefecto para pasar las vacaciones en familia de un modo nuevo y diferente, llena de actividades, emociones y rodeados de los personajes favoritos de nuestra infancia.

3 hoteles sobre ruedas en España

Nos encanta saber sobre hoteles curiosos, sobre lo más extravagantes y distintivos del sector y si son de esos que no dan pena hasta sentarte por estropear algo mejor. Pensamos que este tipo de alojamientos están muy lejos de nuestro alcance, sobre todo por ubicación, eso se debe a que desconocemos que España acoge un rica variedad de hoteles que se alejan de lo convencional.

Hoy voy a mostrar tres hoteles que aunque llevan la misma temática no podrían ser tan distintos. Se trata de habitaciones que han sido colocada, con todas sus comodidades, en el interior de medios de transporte.

airbnb-airstreams-6

  •   Alojamiento Vagón Rural

Este espacio nace de la recuperación de antiguos vagones ferroviarios que circulaban allí por los años 50. Los vagones han sido restaurados, acondicionados y situados en plena huerta murciana dotando al Alojamiento Rural de una situación geográfica estratégica ya que sus huéspedes además de disfrutar de la experiencia de dormir en un antiguo vagón de tren podrán aprovechar de las costas mediterráneas al mismo tiempo que disfruta de las ventajas de la ciudad gracias por su proximidad a La Manga del Mar Menos y de Cartagena

  •   Circo Museo Rauly

En Aldea, Tarragona, podemos dormir en un verdadero carromato de circo, disfrutando al mismo tiempo de los espectáculos que se nos ofertan. Este alojamiento surgió de la idea de dos hermanos, Luis y Carlos Rauly, quienes se propusieron habilitar carromatos, de los siglos XIX y XX, para ofrecer una estancia única. Actualmente conviven allí 40 trabajadores.

  •   Airstream Glamping

En Andalucía encontramos un espacio que ha logrado compaginar lo rural con lo glamuroso. Se ha conseguido rehabilitar un antigua caravana para hospedar a los visitantes que deseen disfrutar del aire libre y su naturaleza sin privarse de comodidad y estilo. El entorno de la caravana también ha sido modificado para que pueda contar con espacios donde sentarse a descansar o tomar el sol, además de contar con una piscina con la que poder refrescarse y un tablado con barbacoa para poder dejar a un lado las típicas comidas de camping y preparar deliciosos manjares.

Yotel, lujo tecnológico compacto

Yotel

El lujo de primera clase de una avión. El concepto de un hotel de cápsulas japonés. Todo ello ampliado y con la tecnología más puntera. Este es el punto de partida de los hoteles de la cadena Yotel, fundados por Simon Woodroffe, harto de alojarse en hoteles aburridos y caros. La habitaciones de los hoteles Yotel son más grandes que las de un hotel de cápsulas pero más pequeñas que las de un hotel tradicional. Eso sí, la innovación y el lujo siempre están presentes.

Los hotelen poseen un sistema de check in y check out automático, haciendo que el proceso sea totalmente automatizado. Como el Yobot de Nueva York, un brazo robótico que recoge tu equipaje y lo deposita en uno de los compartimentos automáticamente. Las habitaciones tienen Wifi, televisiones con pantalla plana, centros de trabajo con muchos enchufes, camas convertibles en sofá y paneles de control para la luz y el aire acondicionado. Por supuesto, también incluyen baño con duchas monzón.

De momento, la cadena tiene hoteles en los aeropuertos de Heathrow y Gawick de Londres y en el de Schipol de Amsterdam, que se encuentran dentro de la terminal, para que la distancia del o hacia el embarque sea la menor posible. Fuera de aeropuertos, el de Nueva York es el que incluye el famoso brazo robótico, una atracción por sí misma. ¿Tienes que viajar a uno de esos lugares dentro de poco? ¡Oportunidad inmejorable de pasar la noche en un Yotel!

Arte reciclado en el hotel Enfrentearte

Renovarse o morir, es el lema que encabeza el Hotel Enfrentearte, en Ronda (Málaga).   El hotel está situado en uno de los barrios más antiguos de la ciudad malagueña, combinando la tradición de sus paisajes con unas vistas extraordinarias al Parque Natural de Sierra de las Nieves, con un estilo contemporáneo y muy personal.

Este hotel de alegre decoración, surgió con una idea clara, y es la de hacer sentir al viajero como si estuviera en su propia casa.  El viajero que se hospeda en este lugar bohemio y alternativo, posee total libertad de horarios de acceso al hotel y a sus instalaciones, así como un atractivo autoservicio las 24 horas del día.  El precio, a partir de 80 euros hasta los 105, incluye un sinfín de servicios gratuitos además del libre acceso a las instalaciones del hotel: sauna, piscina, sala Wii o un tratamiento de pedicura entre otros.

Su peculiar decoración hace que este hotel se encuentre dentro de uno de los alojamientos que además de albergar a viajeros, alberga mucho arte.  El hotel Enfrentearte, como su nombre indica, está basado en un concepto hotelero peculiar, muy diferente a lo que estamos acostumbrados.

enfre

Experiencia rural en el centro de Madrid

¿Se imaginan disfrutar de un hotel rural en pleno centro de Madrid? Se les habrán puesto los ojos como platos al ver esta pregunta pensando en que lo habrá. No, no lo hay, pero podemos disfrutar de una experiencia muy parecida gracias al Hotel VP Jardín de Recoletos.

Antes de contaros como es este establecimiento, querría pediros disculpas por las posibles expectativas que les hayan surgido con mi primera pregunta, pero es que este hotel es muy parecido a lo que es esa experiencia. La razón es que cuenta con un patio con unos jardines asombrosos. Jardines que nos ofrecen una posibilidad de relajarnos, leer y disfrutar de una naturaleza especial en pleno centro de Madrid.

20668018

Y es que el Hotel VP Jardín de recoleto es un hotel con un encanto especial. Está situado al lado del Parque del Retiro y muy cercano a la céntrica calle Serrano. Y perdonen, de nuevo, que recalque en sus jardines, pero, si han visto la serie Gran Hotel, se trata de una zona ajardinada muy parecida a la que podíamos ver en la serie de Antena 3. Serie que se grababa en el Palacio de la Magdalena, Santander, por lo que supongo que ahora entenderán el por qué es tan parecido a una experiencia rural.

Alrededor de estos jardines se ubican 43 habitaciones totalmente reformadas que nos ofrecen un gran descanso. Todas ellas cuentan con aire acondicionado, caja fuerte, teléfono, WI-FI, iluminación led, mesa de estudio, cocina con refrescos gratuitos para la primera noche, carta de almohadas e hilo musical. Además, si tienen un bebé pueden solicitar una cuna.

Una amplia oferta que se completa con un menú gastronómico espectacular. Cocina de autor de todo tipo: española, americana, italiana…es decir, si es de paladar fino, este también es tu lugar.

Por tanto, no es un hotel rural en pleno centro de Madrid pero les aseguramos que es una experiencia muy parecida.

Imagen: Hoteles con encanto

Un hotel salvaje

Si siempre has soñado con ser un auténtico vaquero, la reencarnación de los personajes interpretados por Paul Newman en sus películas del antiguo oeste, tu sueño está ahora más cerca de cumplirse. Tan solo tienes que viajar hasta Arkansas, en Estados Unidos. Allí podremos disfrutar de una aventura salvaje en el Diamond Old West Cabins.

Se trata de un establecimiento que cuenta con varias cabañas diseñadas al estilo del Antiguo Oeste. Cada una con su decoración, pero todas con el mismo objetivo: que nos sintamos como auténticos vaqueros.

arkansas

Cada habitación está decorada de una forma distinta, todo depende del precio, pero todas tienen elementos comunes. En cualquiera de estas áreas vaqueras encontramos una cama doble, un cuarto de baño, una ducha pensada para el ahorro de agua, un jacuzzi para dos personas y conexión a Internet. Además, en su terraza, privada de cada cabaña, disponemos de varias sillas mecedoras y un grill a su lado. Vamos, igual que en las grandes producciones de Hollywood sobre este género.

Dentro del establecimiento encontramos un restaurante en el que podemos degustar platos típicos tanto de la zona como del lejano oeste. Entre sus platos más destacados y solicitados está el asado, siendo este uno de los mejores que podemos comer en todo el estado.

Además, que nadie piense que estaremos perdidos en una zona pobre de vegetación y sin nada alrededor. Todo lo contrario, desde el hotel organizan numerosas excursiones para que no nos aburra nuestra experiencia vaquera.  Podemos visitar las montañas de Ouchita, el Parque Estatal Cráter de Diamantes o el encantador pueblo de Murfreesboro.

Entre las actividades que podemos realizar destacan las acuáticas, ya que el hotel está muy cerca del Lago Greeson y del río Littel Missouri.

Por último, destacar que pese a ser un lugar de ensueño, el precio no es demasiado elevado. Las cabañas pueden costarnos desde los 86 a los 182 euros la noche. Una cantidad permisible para cualquier bolsillo y que no nos podrá quitar el sueño de ser, por unos días, un auténtico vaquero.

El hotel más antiguo de España

Madrid, año 1610, Juan Posada decide comprar una casa en la actual calle Marqués Viudo de Pontejos para alojar a los huéspedes que llegaban a la hoy capital de España. Allí se ofrecía un lugar donde dormir, lavarse y peinarse. Más de 500 años después, este lugar es lo que conocemos como La Posada del Peine.

De la histórica posada solo se conserva la fachada, en la que puede se puede leer su nombre. Durante todo este tiempo ha experimentado ampliacionesreformas e incluso cambios de destino  y cierres.

Posada del Peine-002 (16-10-2011)

Sin embargo, hace unos años la cadena hotelera High Tech asumió su gestión. Tras un periodo de restauración, la nueva versión de la posada, el Petite Palace Posada del Peine, reabrió sus puertas en 2005, convertido en un magnífico hotel boutique de cuatro estrellas. A medio camino entre la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, en pleno corazón de Madrid y acondicionado con todo lo necesario para disfrutar de una estancia única en la capital española. Este establecimiento ‘gay friendly’ se adapta a las necesidades de sus huéspedes: habitaciones con equipamiento para mascotas, cunas, fumadores y personas con movilidad reducida.

Su exterior ofrece un estilo arquitectónico variado, fruto de la adhesión a lo largo de los años de edificios de distintas épocas. El edificio original tiene la fachada amarilla y un cartel en el que se puede ver su denominación hasta la reciente reapertura. El frente del edificio contiguo, de color burdeos, presenta una compleja ornamentación.

Como curiosidades, Camilo José Cela se refirió a la posada como “histórica, destartalada y entrañable”. Se dice también que en la habitación 126 existía una puerta oculta en el armario que conducía, a través de unas escaleras, a una estancia secreta para acoger a fugitivos.

Un hotel en el que se respira la historia de Madrid y la de España.

Hotel son de Mar, una pequeña gran experiencia

España es uno de los países, gracias a su atractivo turismo tanto de costa como interior, que cuenta con más establecimientos hoteleros. Algunos de ellos con gran encanto. Los hay de todo tipo. Antiguos y nuevos. Incluso ya los hay hasta de siete estrellas, lo único que nos faltaba. Pero hay algunos que son especiales. Es el caso del Hotel Son de Mar.

Situado en la localidad asturiana de Quintueles, se caracteriza por ser el hotel más pequeño de nuestro país. Cuenta con tan solo dos habitaciones y es uno de esos lugares que nos dejan marcados de por vida una vez que lo visitamos.

hotel más pequeño de España
Foto: El Comercio

Con un aspecto más parecido al de una Casa Rural que al de un hotel, sus dos habitaciones tienen doble altura y una decoración muy especial. Es precisamente esto una de las cosas que más llaman la atención a los visitantes. Y es que sus paredes están decoradas al más puro estilo italiano. Todo recuerda a la región de la Toscana, debido principalmente, a la admiración de los propietarios por este lugar del país transalpino.

Se encuentra a tan solo diez minutos de la playa de La Ñora, lo que le hace ser un lugar muy solicitado. A ello hay que unirle, además del ser conocido como hotel más pequeño de España, un precioso paraje natural que le rodea. Paisaje característico del norte del país con unos grandes montes verdes a sus espaldas. Se respira tranquilidad.

Si buscas algo más que tranquilidad y playa, el Hotel Son de Mar también es tu lugar. Al estar rodeado de naturaleza, es un lugar propicio para realizar actividades como el senderismo o el montañismo y otras de multiaventura.

Además de las dos habitaciones el pequeño hotel cuenta con un jardín, desde el cual se tiene acceso a las habitaciones, con sillas y una mecedora. Y, sobre todo, un excelente trato por parte de los dueños, los cuales consideran que, en un hotel tan pequeño, no son huéspedes, sino invitados.