El hotel que aterroriza la NBA

Son algunas de las personas más altas, grandes y fuertes que se pueden encontrar, un grupo de personas con las que por ningún motivo del mundo me gustaría tener problemas, pero a pesar del tamaño, los espíritus y fantasmas no se amilanan y demuestran que todo el mundo puede sentir miedo.

Y es que la NBA está viviendo experiencias paranormales desde hace unos años, cuando el equipo de Seattle cambió esta ciudad por la pequeña Oklahoma City y los equipos que visitaban las ciudad escogieron como hotel en el que alojarse el Skirvin Hilton Hotel.

crop_capture-skirvinhotel_1Este hotel fue construido en 1911 por el magnate del petróleo W.B. Skirvin y arrastra una terrible leyenda que parece estar aún presente entre las paredes del complejo. Se cuenta que el magnate dejó embarazada a una de las camareras del hotel. Para evitar un escándalo decidió encerrar a la joven en una de las habitaciones de las plantas superiores, concretamente se dice que en la 832, donde permaneció atrapada hasta el nacimiento del bebé. Tras dar a luz, ante la desesperación de verse privada de libertad para salir, la leyenda cuenta que terminó por enloquecer y arrojarse por la ventana con su hijo recientemente nacido en brazos, muriendo ambos en la caída.

Tras una reestructuración del hotel que obligo a su cierre en 1988, fue nuevamente abierto y es ahora el hotel donde los equipos de la NBA que viajan a Oklahoma se hospedan, aunque es algo que está empezando a cambiar tras varios episodios vividos por los jugadores que han provocado que muchos jugadores se nieguen a pasar la noche allí, trasladándose a otros hoteles de la ciudad.

La figura de la mujer y los llantos del su hijo atormentan durante la noche a los huéspedes del hotel, viviéndose situaciones tan espeluznantes como la sufrida por el equipo de los Knicks de Nueva York durante su estancia en el año 2010, cuando culparon de la derrota sufrida a la mala noche pasada en este hotel, con jugadores como Eddy Curry o Jared Jeffries que aseguraron no haber podido pegar ojo en toda la noche debido al miedo que pasaron.

No es el único equipo que ha sufrido las misteriosos e inexplicables ruidos, las puertas que se abren y cierran en medio de la noche o las bañeras que se llenan solas. Jugadores como Derrick Rose y Taj Gibson (Chicago Bulls), Lou Williams (Lakers) o Kyle Irving Cavaliers) también han sufrido la desagradable experiencia de verse inmersos en una escena mas propia de una película de terror que de la preparación de un partido de baloncesto, aunque en el caso de Irving el motivo de la falta de descanso fue, además de la actividad paranormal del lugar, las picaduras de chinches que sufrió en su estancia.

A pesar de las numerosas quejas, no toda la NBA está descontenta con los hechos. El equipo local, los Oklahoma City Thunder, están encantados con la presencia de “Effie”, como se conoce al fantasma de la mujer. Jugadores como Caron Butler mostraban su esperanza de que el fantasma atormentase a sus rivales durante la parte final de la temporada, impidiéndoles un apropiado descanso y facilitando sus victorias.

A pesar de todo el escándalo y alboroto generado alrededor del hotel, los empleados no se preocupan en desmentir los hechos, creyendo innecesario negar la existencia de fantasmas, y seguramente aprovechando toda la promoción que recibe por parte de los medios y la atracción que este tipo de acontecimientos produce a gran parte de la sociedad apasionada por lo paranormal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>