Los servicios más inverosímiles

servicioshtlA día de hoy la oferta hotelera es enorme en muchos de los destinos turísticos más demandados por los viajeros de todo el mundo.

Es por este motivo que los empresarios del sector se han aventurando a dar un paso en su afán por conseguir clientes ofreciendo en sus establecimientos una serie de curioso servicios personalizados que hacen que sus alojamientos se destaquen entre la marea de ofertas y supongan un aliciente para todos aquellos que dudan sobre cual sería su hotel ideal y como podrían hacerse las cosas para que la estancia resulte lo más agradable y confortable posible.

Son muchos los servicios que se han ido incorporando en los últimos años, pero los que a continuación mencionamos resultan llamativos y curiosos, y aunque les deseamos toda la suerte del mundo en sus excéntricas innovaciones, en algunos casos no parece sencillo que su creatividad les vaya a aportar un sustancial aumento de las reservas.

Es el caso del hotel Six Senses Zighy, un complejo de cinco estrellas cuya mayor peculiaridad consiste en la posibilidad de llegar a él en un medio de trasporte tan poco convencional como es en parapente.

Un ejemplo de como se pueden llevar las cosas al extremo es el Fiji Nemale Resort & Spa, que en contra de los supondría un spa corriente, donde la relajación y la paz son señas de identidad, se ofrece un servicio que “secuestra” a parejas para llevarlas a un recinto donde se ofrece un picnic sorpresa. Es cuestión de tiempo que algo salga mal.

Hay servicios que, aunque poco convencionales, no suponen ningún riesgo para la salud como el que encontramos en The Benjamin, en Nueva York. Este exclusivo hotel neoyorquino cuenta con una serie de expertos cuya función consiste en ayudar a los clientes a conciliar el sueño de la mejor forma posible, aunque para este fin quien se lleva la palma es el Hotel Andaz de Londres, que pone a disposición de los clientes un cuentacuentos, ideal para todos aquellos que añoren esos días de la niñez.

También en Londres encontramos uno de los servicios que más curiosos resultan: el de calientacamas. El Holiday Inn Kensington Forum dispone de personal cuyo cometido es acostarse en nuestra cama con un traje térmico para que a nuestra llegada no suframos el frió de una cama vacía.

Otros hoteles incluyen servicios algo más convencionales como servicios de atención y cuidado de mascotas con todo lujo de detalles, o la incorporación de mayordomos para ocuparse de todo tipo de labores que mejoren la estancia de los clientes.

Poco a poco iremos viendo como algunos de estos servicios se van extendiendo por el resto de hoteles del mundo en función de la rentabilidad que les produzcan a sus innovadores dueños, mejorándose algunos aspectos a pulir. Otros no triunfaran, pero igualmente aplaudimos su valentía por innovar en un sector cada vez más masificado en el que la creatividad es la llave del éxito, por lo que invitamos a continuar con esta mentalidad de diferenciarse del resto. Con esa actitud seguro que les irá bien.

El hotel que aterroriza la NBA

Son algunas de las personas más altas, grandes y fuertes que se pueden encontrar, un grupo de personas con las que por ningún motivo del mundo me gustaría tener problemas, pero a pesar del tamaño, los espíritus y fantasmas no se amilanan y demuestran que todo el mundo puede sentir miedo.

Y es que la NBA está viviendo experiencias paranormales desde hace unos años, cuando el equipo de Seattle cambió esta ciudad por la pequeña Oklahoma City y los equipos que visitaban las ciudad escogieron como hotel en el que alojarse el Skirvin Hilton Hotel.

crop_capture-skirvinhotel_1Este hotel fue construido en 1911 por el magnate del petróleo W.B. Skirvin y arrastra una terrible leyenda que parece estar aún presente entre las paredes del complejo. Se cuenta que el magnate dejó embarazada a una de las camareras del hotel. Para evitar un escándalo decidió encerrar a la joven en una de las habitaciones de las plantas superiores, concretamente se dice que en la 832, donde permaneció atrapada hasta el nacimiento del bebé. Tras dar a luz, ante la desesperación de verse privada de libertad para salir, la leyenda cuenta que terminó por enloquecer y arrojarse por la ventana con su hijo recientemente nacido en brazos, muriendo ambos en la caída.

Tras una reestructuración del hotel que obligo a su cierre en 1988, fue nuevamente abierto y es ahora el hotel donde los equipos de la NBA que viajan a Oklahoma se hospedan, aunque es algo que está empezando a cambiar tras varios episodios vividos por los jugadores que han provocado que muchos jugadores se nieguen a pasar la noche allí, trasladándose a otros hoteles de la ciudad.

La figura de la mujer y los llantos del su hijo atormentan durante la noche a los huéspedes del hotel, viviéndose situaciones tan espeluznantes como la sufrida por el equipo de los Knicks de Nueva York durante su estancia en el año 2010, cuando culparon de la derrota sufrida a la mala noche pasada en este hotel, con jugadores como Eddy Curry o Jared Jeffries que aseguraron no haber podido pegar ojo en toda la noche debido al miedo que pasaron.

No es el único equipo que ha sufrido las misteriosos e inexplicables ruidos, las puertas que se abren y cierran en medio de la noche o las bañeras que se llenan solas. Jugadores como Derrick Rose y Taj Gibson (Chicago Bulls), Lou Williams (Lakers) o Kyle Irving Cavaliers) también han sufrido la desagradable experiencia de verse inmersos en una escena mas propia de una película de terror que de la preparación de un partido de baloncesto, aunque en el caso de Irving el motivo de la falta de descanso fue, además de la actividad paranormal del lugar, las picaduras de chinches que sufrió en su estancia.

A pesar de las numerosas quejas, no toda la NBA está descontenta con los hechos. El equipo local, los Oklahoma City Thunder, están encantados con la presencia de “Effie”, como se conoce al fantasma de la mujer. Jugadores como Caron Butler mostraban su esperanza de que el fantasma atormentase a sus rivales durante la parte final de la temporada, impidiéndoles un apropiado descanso y facilitando sus victorias.

A pesar de todo el escándalo y alboroto generado alrededor del hotel, los empleados no se preocupan en desmentir los hechos, creyendo innecesario negar la existencia de fantasmas, y seguramente aprovechando toda la promoción que recibe por parte de los medios y la atracción que este tipo de acontecimientos produce a gran parte de la sociedad apasionada por lo paranormal.